Monday 23 de May del 2022

#Nacionales Exigen justicia por joven que recibió una bala pérdida de un policía

Escuchar Nota :


Han pasado dos años desde que Toñito recibió el impacto

Familiares y amigos de Antonio Villa Alcántara “Toñito”, un joven que recibió una bala perdida en la cabeza en el municipio de Los Reyes La Paz, mantienen un bloqueo en la carretera México-Puebla para exigir la detención del responsable.

Han pasado dos años de que el joven estudiante de medicina veterinaria recibió el impacto cuando se dirigía hacia su casa y hasta el momento no hay avances en la investigación, ni en la reparación del daño.

Con carteles y lonas que muestran fotografías del joven, sus padres se plantaron en la carretera frente a la fiscalía con sede en Ixtapaluca para exigir la atención de las autoridades, pues Toño necesita medicamentos costosos y terapias que no pueden pagar.

“Ya son dos años, más de dos años y no nos dan respuesta, él dice que no van a sancionar al policía porque fue un accidente, pero fue un accidente que destruyó la vida de mi hijo y aún así hay delitos culposos y delitos dolosos, yo sé que lo de mi Toñito fue culposo pero debe haber un castigo por ello porque como él, miles de jóvenes salen a trabajar y a estudiar para tener una vida mejor y se encuentran con esto”, aseguró Guadalupe Alcantara, madre de Antonio.

Toñito quedó en medio de una persecución

Antonio Villa Alcántara estudiaba para médico veterinario zootecnista en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex), campus Amecameca, el pasado 27 de febrero de 2020, cuando regresaba a su vivienda ubicada en Los Reyes La Paz recibió una bala perdida en la cabeza.

Presuntamente el disparo fue efectuado por un elemento de la policía municipal de Ixtapaluca, identificado como Luis Alberto “N”, durante una persecución de delincuentes, que habían robado telefonía celular de una tienda de conveniencia.

Antonio bajó de la unidad de transporte público cuando la bala impactó su cabeza y fue hospitalizado durante más de dos meses; logró sobrevivir pero está dañado en 90 por ciento de su cuerpo.

“La bala le dañó los dos hemisferios del cerebro, mi hijo, hoy no habla, no ve, no escucha, no mueve la mitad de su cuerpo, mi hijo era estudiante, trabajaba, era conductor de radio también y el día de hoy no sabe ni siquiera qué es un lápiz, no sabe ni cómo se llama”, aseguró su madre.

Comenta con tu cuenta de Facebook