Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar
jueves 05 de agosto del 2021

#urbex 🏚 el raro gusto por visitar sitios abandonados

Escuchar Nota :


 

 

#urbex 🏚 el raro gusto por visitar sitios abandonados

 

Exponentes nacionales de este pasatiempo de exploración urbana están cobrando auge en todo el mundo.

 

Las exploraciones que varios usuarios de TikTok realizaron recientemente en las presuntas casas deshabitadas de Luis Miguel y Cantinflas se volvieron virales y pusieron en boca de todos el urbex, actividad que consiste en aventurarse en sitios abandonados o alejados de los asentamientos urbanos.

Está dinámica, que implica varios riesgos, tiene miles de adeptos a nivel mundial que comparten sus descubrimientos a través de redes sociales.

Hace 15 años, cuando la exploración urbana todavía no se volvía una tendencia, a Luis Mori le nació la curiosidad por entrar a casas abandonadas, por ejemplo, El Partenón del Negro Durazo.

Esto con el fin de sentir “adrenalina, pues no sabes con qué te vas a encontrar: desde un tesoro, un indigente, un maleante, un evento paranormal o brujería”

Tras varios años entrando y saliendo de sitios como una secundaria abandonada en Tecámac y la Posada del sol ubicada en la colonia Doctores, en 2017 el explorador de 45 años decidió formalizar su labor creando contenido inspirado en los youtubers europeos.

“La convivencia entre los exploradores es buena mientras no haya competencia por jalar más subscriptores, ya que cuando comienza la competencia se tensa la relación, pues todos quieren tener las mejores locaciones y presentarlas como exclusivas.

Ahí es cuando se distancian los exploradores, pues se esconden las locaciones y se busca que los demás no sepan lo que uno hizo”, señala Luis sobre la situación actual de la comunidad urbex mexicana.

Una opinión similar tiene Eliot Barrera, explorador de 30 años que comenzó a adentrarse en parajes solitarios desde el 2010.

Él señala que ver esta actividad como competencia genera “toxicidad”, pues “unos se creen dueños de las locaciones y muchos no saben cuidar los lugares”.

Y es que el enfoque de Barrera con el urbex es a favor de la preservación y difusión.

“Dar a conocer estos hermosos lugares de arquitectura antigua que representan una perdida para la economía.

Los lugares para mí son… como la kenopsia: ese sentimiento de nostalgia a ver un lugar así (abandonado), la curiosidad de saber si ese cuarto era la cocina o la sala de alguien.

Así como demostrar que existen los fenómenos paranormales”, señala.

Entre lo paranormal y la policía: El urbex, señalan sus exponentes, se ha diversificado en dos ramas: el enfocado en aspectos urbanos y el que busca lo paranormal.

Con el segundo aspecto, Nibel Valdez, explorador de 31 años originario de San Luis Potosí, tiene una anécdota: “En Aguascalientes fui un cementerio a investigar con 3 amigas…

El lugar que ya no existe, lo demolieron por cuestiones paranormales”.

“Cuando llegamos, entré primero para hacer scouting.

Entonces entró una chava de aproximadamente 25 años con un niño en brazos, iba toda vestida de negro.

En cuanto me vio, se sorprendió y se retiró del lugar corriendo.

Dicen que en ese lugar hacían rituales con niños y animales”, cuentan…

Con información de milenio

Comenta con tu cuenta de Facebook