Thursday 18 de July del 2024

Alerta! Robo y secuestro de automovilistas en carretera federal, así operan

Escuchar Nota :
[responsivevoice_button voice="Spanish Female" buttontext="Play"]


El 17 y el 25 de abril, dos automovilistas más fueron asaltados en la carretera 115.

Para obligar a detener a automovilistas, ponchan las llantas de sus vehículos con navajas para gallos de pelea o triángulos de fierro.

Este medio de comunicación contactó a las víctimas más recientes, Edmundo Ramírez Neria, vecino de Amecameca y Alejandro Montes Gutiérrez, de Chalco que accedieron a contar sus historias.

Edmundo, ingeniero, casado:

“El 17 de abril a las 22:15 entre “La Escondida” y el bosque de los Árboles de Navidad se me ponchó la llanta delantera de mi Nissan, iba con dirección a Amecameca, se bajó muy rápido el aire y empezó a temblar el carro, me orillé y hablé a mis familiares para explicarles”, relató.

Contó que cuando terminaba de cambiar la llanta e iba a guardar las herramientas, salieron cuatro individuos a pie y con pistola en mano lo amagaron, dos le pegaron en las costillas y lo suberieron a su propio vehículo en la parte trasera.

“Uno de los ladrones manejó, los otros buscaron pertenencias de valor y me quitaron un celular, cartera y sacaron el dinero y tarjetas de crédito y débito, me robaron aproximadamente 15 mil pesos”, explicó Edmundo.

Informó que los ladrones se regresaron a Chalco por el libramiento, seguido por otro vehículo con dos personas más, “en el trayecto me amarraron y golpearon en la cabeza y cara, siguieron hasta San Andrés Metla, se metieron a un terreno baldió, antes de bajarse me obligaron a darles los nips de las tarjetas”.

carretera-robos

“Afortunadamente mi celular se apagó, porque querían extorsionar a mi familia, a golpes me sacaron el teléfono de la casa, pero cuando hablaron, quien les respondió, afortunadamente no hizo caso de la llamada, lo que me salvó de pagar una extorsión”, aseguró el entrevistado.

Señaló que lo tuvieron amarrado y privado de su libertad hasta la una de la mañana, luego lo abandonaron y se llevaron su Nissan y sus demás pertenencias.

El vehículo fue encontrado al día siguiente en una calle de San Marcos Huixtoco.

La otra víctima, Alejandro Amaro Ramírez fue asaltado cerca de las 23 horas del sábado 25 de abril por cuatro jóvenes que llegaron a su lado cuando él detuvo su Tiida 2013, después de que se le ponchó un neumático.

“Me paré a la altura de “El Arenal”, sobre el libramiento de Tlalmanalco, cuatro tipos salieron de la maleza, me amenazaron con pistolas, me quitaron mi cartera, mi celular, una laptop, me mantuvieron escondido cerca de tres horas entre las hierbas porque dos fueron al banco a sacar dinero de mi tarjeta y luego se comunicaron con mi mamá para pedirle 30 mil pesos de rescate”, denunció.

Aseguró que su familia no pagó el dinero y los secuestradores, lo que originó las burlas de los ladrones, que lo liberaron y se llevaron su vehículo modelo 2013, que horas después, encontró atrás de un hotel de la calle Ignacio Zaragoza de Tlalmanalco.

Alejandro vive en Chalco y dijo que denunció su caso a la opinión pública para que policías federales tomen cartas en el asunto, porque se que han sido varios los asaltados.

Estos dos casos aumentan a más de doce, el número de asaltos en el tramo señalado de la México-Cuautla, que continúan siendo ignorados por policías federales del destacamento de Chalco y de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana, que únicamente recorren la carretera para extorsionar.

Comenta con tu cuenta de Facebook