Tuesday 06 de December del 2022

Tacones altos, del glamour al sufrimiento

Escuchar Nota :


Los zapatos de tacón que superan los 8.0 centímetros de altura, más allá de ser un símbolo de glamur, elegancia y distinción o aumentar la estatura de miles de mujeres, podría causar daños a la salud, particularmente en pies, rodillas, cadera y espalda, así como luxaciones, lesiones o fracturas en extremidades.

Las zapatillas son tan populares, pues existen infinidad de modelos, diseños, colores, texturas y materiales, los tacones van desde los clásicos de aguja, cuadrados, triangulares, plataformas corridas e incluso en relieve que forman figuras caprichosas.

Esos artículos de vestir han sido referente en varios ámbitos, es el caso de cuentos, al ser un elemento para que el príncipe azul encuentre a su enamorada e incluso también ha sido parte de la cultura popular, en canciones del género norteño, cuya letra dice “con zapatos de tacón, las nenas se ven mejor que con zapatos de piso…”, además de ser título de películas, es el caso de “Tacones lejanos”, los ejemplos sobran de esta prenda que por lo menos alguna vez se ha puesto una mujer en su vida, en su boda, XV años, graduación y otras reuniones especiales, aunque para otras, es el pan de cada día, pues no salen sin ella.

En México, se estima que el grueso de las usuarias de esa prenda labora fuera del hogar, regularmente son personas dedicadas a las ventas, al trabajo de oficina y en restaurantes, de este grupo, cinco por ciento son mujeres muy jóvenes.

Los especialistas consideran que cinco por ciento de la población femenina ha sufrido algún tipo de fractura y 80 por ciento presenta “Hallux valgus”, mejor conocidos como “juanetes”, ambos padecimientos asociados con el uso de ese tipo de calzado.

Otros efectos relacionados con el uso de zapatillas son la tendinitis (inflamación del tendón de Aquiles), luxaciones y fracturas de tobillo, así como problemas de circulación en las piernas y varices, por lo tanto, está contraindicado para personas menores de 15 años y para mayores de 60, a quienes se recomiendan tacones de dos centímetros de altura.

A lo anterior, se deberá sumar que la infraestructura de las ciudades, como el piso de adoquín, las rejillas y demás orificios, no son idóneos para caminar con dicho escarpín, pues se convierten en una verdadera “arma mortal” para quienes los portan.

Es importante mencionar que la industria del calzado y de la moda, de un par de años a la fecha ha fabricado piezas atractivas, cuyo tacón llega a medir 15 o más centímetros de altura, ya sea del de tipo de aguja o plataforma, lo cual pone en peligro la salud de las consumidoras.

En ese contexto, el médico especialista adscrito al área de Traumatología y Ortopedia del Hospital General Regional No. 251 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Gustavo Porras Ugarte, afirmó “la moda no debe hacer que nuestra salud disminuya por seguir los estándares de una vestimenta, hay pacientes que han referido usar zapatos de tacón de 15 centímetros”, lo cual es un riesgo para sus pies y piernas.

El doctor del IMSS, delegación Estado de México Poniente, subrayó lo necesario de ser consciente del uso de calzado con esas características, pues son varias las repercusiones negativas en el cuerpo, al citar algunos padecimientos del pie y de la cadera, o bien, de la columna vertebral.

No es prohibitivo para algunas féminas la utilización de zapatos, aclaró, sin embargo, se deberá ser cauteloso, pues se recomienda que el tacón tenga una altura máxima de 5.0 a 7.0 centímetros, de preferencia que sean de plataforma, en caso de sobrepasar ese estándar podría ser causante de alteraciones y de dolor en los pies, así como en la espalda baja, en esta última zona corporal, es probable haya deformidad entre la unión de la cintura y la pelvis.

Mencionó que algunos síntomas de alerta para reconocer si el calzado ha causado estragos corporales es presentar dolencia en gran parte del pie, particularmente, en la parte de atrás de los dedos, dolor en el tobillo y espalda.

Advirtió que el abuso en la utilización de zapatillas es una condicionante de fracturas y luxaciones de tobillo, esguinces de rodilla, además de caídas, en donde la fractura podría resultar a nivel de la cadera, lo cual sería grave.

Otros daños en las extremidades, agregó, son “Hallux valgus”, mejor conocidos como “juanetes”, que es una deformidad del dedo gordo del pie, el cual va acomodado hacia el interior de la extremidad y puede encimarse en el siguiente dedo, condición que se da cuando se usan zapatos muy puntiagudos.

En cifras, las mujeres son más susceptibles a padecer “juanetes” que los hombres, al ocupar 80 por ciento del grueso de los pacientes, lo anterior asociado con el uso inadecuado de zapatos.

Al respecto, el médico sugirió -a quienes tienen ese problema- operarse sólo cuando haya dolor en la zona y no hacerlo por sanar una cuestión estética, debido a que podría volver a formarse.

Explicó que en dicha cirugía se hacen mediciones radiológicas y se coloca una goma en el dedo, así como un separador interdigital.

En las áreas de urgencia y en la consulta externa, los servicios médicos por tendinitis son frecuentes (que es la inflamación del tendón de Aquiles), espolón calcáneo, metatarsalgia (dolor en la planta de los pies, cerca de los dedos), dolor en el ante pie y alteraciones a nivel de la columna vertebral.

A ello sumó las luxaciones de tobillo, en donde las pacientes refieren que al momento de caminar sintieron un “tronido” y se les resbaló el pie.

Alertó que si las mujeres presentan daño articular y si se someten a una cirugía, ya no podrán utilizar dicho calzado porque quedan ciertas limitaciones, tal vez únicamente se podría usar en ocasiones especiales, es decir, en una fiesta, en una reunión de trabajo o familiar, pero durante un lapso corto.

“El paciente, luego de una intervención quirúrgica, no va a quedar igual que antes de ella, a pesar que anatómicamente se hizo lo necesario, pero habrá secuelas”.

19e857a3-9603-48d8-9aae-3ed8e415026f

Destacó que en promedio, en el país, cinco por ciento de la población femenina sufre algún tipo de fractura secundaria por el uso de zapatillas.

Detalló que el proceso de recuperación de una luxación de tobillo es de aproximadamente tres meses, pues de inicio el paciente deberá tomar dos semanas de reposo y, posteriormente, se retirarán los puntos de la herida, para terminar con el proceso de rehabilitación, en donde se darán consejos de higiene.

Recalcó que la recuperación dependerá de cada paciente, puesto que influye la cuestión genética, la complexión y las “ganas que le echen a su tratamiento o terapia”.

Sugirió realizar activación física, se pueden ejercitar los gemelos de la pantorrilla o los músculos tíbiales, esto en un gimnasio, unidad de rehabilitación o consultar en internet.

Contraindicados los tacones altos para menores de 15 años y para mayores de 60, sólo los que midan 2.0 centímetros

El doctor aseguró que es importante que las mujeres tomen en consideración la actividad a la cual se dedican, pues no es lo mismo una secretaria, que una vendedora, quien para desempeñar su trabajo debe caminar grandes distancias.

De acuerdo con estadísticas, cinco por ciento de las mujeres sufre alguna luxación, la mayoría de éstas trabajan en oficinas, restaurantes o son vendedoras.

La edad también cuenta para usar ese calzado, expresó, por ejemplo se contraindica para adolescentes menores de 15 años, debido a que el pie aún está en formación y podría generar alteraciones, mismas que no se podrán revertir cuando lleguen a la etapa adulta.

En ese contexto, sugirió que ese grupo de edad utilice calzado con tacón de 2.0 centímetros de altura, el cual deberá ser corrido o de plataforma.

Un factor que propicia lesiones o daños en los pies es permanecer mucho tiempo parada con ese tipo de zapatos, lo cual genera alteraciones en la circulación sanguínea, varices, además el pie y la espalda sufren cambios por tener una posición inadecuada.

“El uso de tacón genera inestabilidad en el tobillo, situación que con lleva a un envejecimiento prematuro de esa zona”.

Recomendó a quienes, por su trabajo, se encuentran en esas condiciones a usar medias de compresión y tomar descansos, además de utilizar calzado con tacón con una altura máxima de 5.0 a 5.0 centímetros.

Advirtió que existe mayor riesgo de padecer algún incidente o lesión con los tacones de aguja o muy delgados, son preferibles los de plataforma.

Las personas que no pueden utilizar esos zapatos son quienes tienen daño en la cadera, así como quienes padecen alguna enfermedad en la pierna o rodilla, a quienes se les ha colocado una prótesis, quienes tuvieron fractura de tobillo y esguince de rodilla por dicha patología.

El diseño de las ciudades, aunado a las carencias en la infraestructura, detonantes para fracturas o luxaciones

El material con que está hecho el piso, las calles y el asfalto son factores que inciden en esos accidentes en la vía pública, la remodelación de algunas ciudades contribuye a ello.

Al respecto, Porras Ugarte citó que las rejillas, el suelo hecho con base en adoquín, el cual estéticamente luce mejor, sin embargo, es peligroso para quienes caminan con zapatillas.

De igual forma, añadió que algunas alcantarillas, baches, zonas de terracería y las escaleras mal diseñadas, con peldaños de 10 a 15 centímetros son un riesgo para los usuarios, pues al tratar de ahorrar dinero podría generarse accidentes porque deberían tener una dimensión de 20 centímetros.

Comenta con tu cuenta de Facebook